La resaca

La resaca, esa inexplicable sensación capaz de transformar a cualquier honroso hombre en solo escombros y rastros ínfimos de lo que solía ser.

Un enemigo mortal y extremadamente peligroso cuando se teletransporta a la vía pública y distorsiona la visión que la gente tiene de esta, dentro del contexto de su cordura.

Es un sentimiento que se manifiesta en constantes tempestades y huracanes emocionales que desbordan nuestro ser en forma de jaquecas y enfermedades temporarias, destruyendo y haciendo pedazos todo posible esfuerzo y emprendimiento en el futuro inmediato.

Es el antecesor de una diversión de dimensiones inimaginadas y, a la vez, extrañas entre la cual nos metimos, subconcientemente, en un trance que nos induce por un túnel mágico, donde la realidad y la ficción se encuentran en el extremo de una línea difusa y se fusionan como ríos al pié de una montaña rocosa.

La resaca es la consecuencia de una noche estrafalaria, esclava de líquidos completamente insalubres y poco convencionales, de diversas apariencias y gustos, que penetran nuestros sentidos como las promesas políticas en una sociedad, que encienden el fuego de nuestras incoherencias y nos hacen ser otra persona, otro ser, en otro mundo.

Anuncios