Aquí estoy, en una o sino la etapa mas decisiva de mi vida, la que se encuentra EXACTAMENTE entre “lo que quiero ser” y “lo que soy”.

Muchas cosas se vienen dando a la perfección, como si todo estuviera mecanizado para el éxito, pero sé perfectamente que no es así.

Este año, sin dudas es el más difícil que me ha tocado en mis 17 años de vida:

El trabajo, aunque no tan bien pago, es una lección constante de lo que puedo ser en un futuro, siempre pienso en quién puede tener un trabajo en el que le enseñen qué debe hacer y qué no para cuando termine sus estudios y siga su carrera. Mi meta para ser contador es algo que cada vez se acerca más, como un tren en un túnel oscuro y desolado.

En el club me va excelente, siendo una de las figuras de mi equipo y siempre atento a aprender y mejorar, con la humildad que se debe tener. Hoy, sin ir mas lejos, ganamos ante un rival que nos había dado una “paliza” hace unas semanas, eso da cuenta de lo que hemos mejorado.

El colegio, ese lugar donde mi única motivación es mantener un buen promedio para el futuro, donde realmente lo necesito. Este año tengo un promedio de 8.92, algo excelente desde mi punto de vista, ya que NADIE de las personas que están por delante de mi en cuanto a promedio realizan las actividades que hago (por si fuera poco, voy al gimnasio 2 veces por semana) y es por eso que considero que voy bien.

Hasta aquí va la historia feliz, pero si tenía que tener un punto débil (no encuentro una palabra mas categórica), ese es el amor, donde nunca me fue bien, y a esto va el tema de este post: ¿Es mi culpa? No creo ser alguien muy alejado, tengo buen sentido del humor y tampoco creo ser tan horrible (xD), solo que la suerte jamás me acompañó. Vivimos en una sociedad que nos dá mas facilidades para tener sexo que para hacer el amor, y eso es algo que me enferma todos los días, donde están las citas? las flores? las charlas románticas? el sentarse a ver películas y olvidarse por un instante en lo físico? Lo hemos perdido, y creo que así, como estamos ahora, va a serme MUY difícil encajar en una relación estable. Las he tenido, como todos, pero no fueron del todo buenas y es por eso que no vale la pena recordarlas. ¿Me rendiré? JAMÁS, sigo buscando esa perla en medio del océano, que me dé las energías cuando no las hay, para que me dé aliento cuando mi garganta se llena de polvo, para que me dé cariño sin que se lo pida, en fin, tal persona por el momento NO EXISTE, y creo que no debo apurarme a encontrarla, las cosas maravillosas llegan exactamente cuando uno no las pide, o quizás, cuando no las necesita.

Asique aquí voy de nuevo, desde ahora dejaré que la vida me sorprenda, espero que para bien, con sinceridad, dedicación y fé, todo es posible, hasta encontrar una pequeña dosis de esa palabra que pocas veces se manifiesta, llamada FELICIDAD…

Saludos!!

Tengo yo la culpa??